Skip Navigation Links
Omitir vínculos de exploración
Česky
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Pусский
Omitir vínculos de exploración
La región y los sellos postales
Por la región de la porcelana
Arqueología
La región reflejada en mitos y leyendas
Sobre Ricardo y Albina 

En tiempos remotos cuando Tristán, el rey inglés, estaba cazando salvó la vida a un chico pequeño cuya madre fue muerta por un oso. Por eso a este niño le llamaron Ricardo, Pata de Oso. Creció en la corte real junto con la hija del rey, la princesa Albina. Cuando el joven maduró, se enamoró de Albina, pero no tenía bastante coraje para pedirle su mano al rey. Sin embargo, la convenció y huyeron juntos en secreto al lugar donde está ahora la Montaña Angélica (Andělská hora). Allí se hicieron construir el castillo fortificado. Los habitantes del lugar adoraban a Albina por su bondad y amabilidad y empezaron a llamarla Ángel y al castillo Montaña Angélica. 

No obstante, ni las numerosas buenas acciones podían reconciliar la conciencia de Albina. Cada vez se sentía más culpable y deseaba hacer las paces con su padre. Al contrario, Ricardo no quería ni hablar de la posible vuelta y la trató cada vez más con iracundia y rudeza. Después de larga indagación y con ayuda del adivino, el rey Tristán descubrió el lugar donde vivían los dos refugiados y se dirigió allí con su ejército para que recuperara a su hija. Los espías le informaron de que Albina deseaba reconciliarse con él, pero Ricardo se lo había impedido.

Tristán se enfadó y sitió el castillo con su ejército. Cuando Ricardo se dio cuenta de que no podía aguantar más y defender el castillo, intentó envenenar a su mujer con una copa de vino. Equivocándose confundió las copas y murió. Tristán le perdonó a Albina y se la llevó de vuelta a Inglaterra también con sus hijos. Un castellano fiable cuidó del castillo después de su salida. 

Al contrario de la leyenda, las fuentes conservadas dicen que el castillo levantado en la cumbre del cueto basáltico fue fundado por una familia noble, es decir, por los señores de Osek (Rýzmburk), probablemente a finales del siglo XIV.

Texto prestado y adaptado de: Burachovič, S. Pověsti Karlovarska, Median, Karlovy Vary 1992, s. 40–42. Literatura: Durdík, T. Ilustrovaná encyklopedie českých hradů, Libri, Praha 2000 http://hrady.dejiny.cz.