Skip Navigation Links
Omitir vínculos de exploración
Česky
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Pусский
Omitir vínculos de exploración
La región y los sellos postales
Por la región de la porcelana
Arqueología
La región reflejada en mitos y leyendas
Leyenda de la fundación de la ciudad de Karlovy Vary 

Muchos autores, tanto famosos como menos famosos, ya han escrito sobre la fundación de la ciudad de Karlovy Vary. Nosotros les invitamos ahora a conocer la leyenda que fue recogida por el médico renacentista, nacido en Karlovy Vary, dr. Fabian Sommer, y apuntada en su libro del año 1571 que trata de los beneficios curativos de las aguas curativas de Karlovy Vary: 

"Se dice que en aquel entonces Carlos IV emprendió una partida de caza a los bosques de las montañas y valles donde ahora brotan las fuentes termales porque en los bosques de allí siempre abundaba la caza. Durante la partida uno de los perros empezó a seguir una caza y mientras tanto se cayó en una balsa de la que hoy surte con mucha intensidad agua termal. El perro empezó a aullar de dolor. Los cazadores que oyeron el llanto del perro, acudieron enseguida pensando que al perro le había herido la caza perseguida. Lo que vieron allí les dejó perplejos. Se acercaron, sacaron al perro de la balsa y luego ellos mismos probaron el agua termal que tanto susto le había dado al perro. Todo lo que sucedió se lo dijeron al emperador Carlos IV. Después éste se dirigió a ese lugar con un cortejo numeroso para que pudiera admirar la extraordinaria obra de la naturaleza. En presencia de sus médicos dijo el sabio rey que esa agua podía conjurar muchas enfermedades graves y que era muy útil y confortativa. Luego él mismo (se dice que tenía dolores de pierna) probó el agua y se alivió y se mejoró. El rey se alegró mucho y pronto ordenó que poblaran aquel lugar construyendo casas alrededor de la fuente. Según las informaciones dadas, la fuente donde el emperador había tomado el agua, se encontraba en lugar de los antiguos balnearios municipales y del actual ayuntamiento. Cerca del ayuntamiento brota una fuente cuya agua no surte con mucha intensidad y es solamente templada. Se dice que hace muchos años había estado allí un trono tallado en la roca donde se sentaba el rey. Por eso fue llamado el trono del emperador Carlos IV.

Sin embargo, este lugar ya no existe y en su lugar está el ayuntamiento. Después de haber sido curado con el agua el emperador hizo construir una nueva ciudad pequeña en aquel lugar. También quería construir las murallas de fortificaciones pero otros acontecimientos más importantes le impidieron terminar este plan. Eso lo demuestra el hecho de que hasta ahora se conservaron algunos restos de la mampostería de fortificación que se pueden ver debajo de la Piedra del ciervo (Jelení kamen). Aquí se pueden encontrar también varias bóvedas de sótano quebradas. Los ciudadanos mayores dicen que el emperador Carlos IV iba a construir allí, en el monte dicho, un castillo de las fortificaciones de la ciudad de Karlovy Vary. También el nombre de la ciudad recuerda su descubridor – se llama balneario del emperador Carlos, Karlovy Vary."

La fecha exacta de la fundación de la ciudad no se sabe. La población permanente cerca de la fuente termal se data alrededor del año 1350. En 1370 Carlos IV concedió a la ciudad los privilegios de la libre ciudad real. Los balnearios checos más famosos, Karlovy Vary, son, hoy en día tanto como en el pasado, un favorito punto de encuentro de la gente de todas las partes del mundo con lo que siguen la tradición que había empezado ya hace siglos bajo el reinado del sabio rey Carlos IV.