Skip Navigation Links
Omitir vínculos de exploración
Česky
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Pусский
Omitir vínculos de exploración
Balnearios en la Región de Karlovy Vary
Karlovy Vary
Mariánské Lázně
Jáchymov
Františkovy Lázně
Lázně Kynžvart
Fuentes minerales
Balnearios en la Región de Karlovy Vary  
Turistický portál > Español > Para los visitantes de la región > Balneología > Balnearios en la Región de Karlovy Vary

Karlovy Vary   Mariánské Lázně  Jáchymov  Františkovy Lázně  Lázně Kynžvart

Historia de los balnearios

Cuidados termales 

BalneologíaLas fuentes naturales utilizables con fines curativos están distribuidas de manera muy irregular en el mundo entero. Los balnearios de la forma como se los ofrecen en los establecimientos balneológicos de la República Checa, cuando con los baños está estrechamente unida la atención médica, se ha mantenido sobre todo en Europa. La tradición de los balnearios en las ciudades checas y moravas es mucho más joven que la tradición en el sur de Europa o en el Mediterráneo, no obstante nuestros baños han adquirido una gran reputación y no solamente en la conciencia europea. 

Los primeros importantes sitios balneológicos se crean en la República Checa a partir del siglo XIV y su gran desarrollo se realizó en el siglo XIX, que en relación con los balnearios se denomina también „la edad de oro“ de los baños. Hoy en día, la República Checa tiene mas de 30 ciudades con el estatuto de “balnearios curativos“.

BalneologíaLas aguas minerales del masivo checo son principalmente aguas carbónicas, llamadas „kyselka“ (agua acídula). En Karlovy Vary se encuentran estas aguas también como termas (es decir agua con la temperatura superior a 20 °C) y alcanzan la temperatura de hasta 73 °C.

El lugar con la mayor concentración de sitios balnearios en la República Checa es la región del oeste, ocupando principalmente el territorio de la región de Karlovy Vary. Allí encontramos 5 centros de balnearios importantes: Karlovy Vary, Mariánské Lázně, Františkovy Lázně, Lázně Jáchymov y Lázně Kynžvart.

BalneologíaEl agua se utilizaba en la historia también como medio de limpieza corporal, para el placer y el rejuvenecimiento. Las primeras bañeras se conocen ya de Grecia y de la Roma antigua. En estas regiones también aparecen las primeras raíces de establecimientos termales que luego avanzan más al norte de Europa y también al territorio checo. Los primeros tratamientos curativos solían ser bastante drásticos. Al principio se trataba únicamente de baños. Ya a partir del siglo XIV se practicaban baños extremos en agua caliente mineral que duraban en muchos casos 10 y 12 horas. Estos baños largos causaban grietas en la piel lo que debía eliminar las enfermedades del cuerpo. A partir del siglo XVI los médicos recomiendan beber el agua mineral. El periodo de baños larguísimos fue seguido por otros extremo cuantitativo – beber heroicamente una cantidad elevadísima de agua mineral. Este extremo culminó en el siglo XVIII cuando algunos pacientes bebían hasta 60 tazones al día, lo que representaba de 6 a 8 litros de agua que por su contenido de sal de Glauber provocaba diarreas y así se limpiaba el organismo enfermo.

Los establecimientos termales conocieron su desarrollo impetuoso en el siglo XIX basado en los descubrimientos científicos y larga experiencia. Muchas de las aplicaciones de la época encontraron su implementación incluso en el sistema actual moderno de balnearios. Los visitantes y pacientes actuales ya no deben temer a los métodos rigurosos y agotadores de cura utilizados en la historia. El nivel actual de balnearios en la República Checa es uno de los más altos del mundo gracias a la larga experiencia y métodos científicos y es aplicada por expertos de la medicina termal, médicos altamente cualificados – balneólogos y por el personal profesional sanitario.