Skip Navigation Links
Omitir vínculos de exploración
Česky
Deutsch
English
Español
Français
Italiano
Pусский
Omitir vínculos de exploración
Monumentos técnico-arquitectónicos
Puentes y Pasarelas
La Minería
Obras hidrográficas
Vlčí jámy – Pozos de lobo 

En la pendiente de la colina de Blatná se encuentra el monumento natural protegido - Vlčí jámy (Pozos de lobo).

Los pozos de lobo son algunos de los restos de la explotación de minerales de estaño, mina Wolfgang. Se crearon sucesivamente. En el siglo XVI aquí fue cavada una cámara hasta la profundidad de 25 metros, cuyo techo más tarde se derrumbó. Con el tiempo se liberó la roca de los lados y el foso de lobo se amplio aún más. Los trabajos antiguos del siglo XVI llegaban a una profundidad máxima de 35 metros. En el siglo XVIII fue aquí abierto un estrato hasta una profundidad de 60 metros y laboreada descendentemente hasta los 80 metros, que era en aquel entonces una estimable medida. Hoy podemos visitar este interesante monumento natural y técnico desde el mirador al inicio de la abertura. Desde los bordes superiores laterales es posible ver los restos de antiguos pasillos y chimeneas en los cuales el minero podía solo de vez en cuando dificilmente estirarse.

Vlčí jámy-Pozos de lobo Vlčí jámy-Pozos de lobo Vlčí jámy-Pozos de lobo

Algunas decenas de metros más arriba se encuentra otra reliquia la mina de estaño de Jiří (la mina de estaño de Jorge). También esta mina es del siglo XVI. Se trata de una abertura que va hasta una distancia de 150 metros con una angostura abierta que mide unos 80 metros. En algunos lugares tiene hasta 20 metros de profundidad y es muy angosta. Hoy ya está parcialmente cubierta por las piedras que se han desprendido de las paredes del acantilado. Es que según fuentes históricas la mina alcanzaba una profundidad de hasta 50 metros.

Vlčí jámy-Pozos de loboHoy es este monumento natural protegido conocido más bien como Ledová jáma (Nevero). Por la considerable profundidad de su angostura aquí se forma un particular régimen microclimático con leve circulación de aire. En el verano se queda en la superficie el ligero aire caliente y no desciende hacia la angostura. Al contrario en invierno la angostura enfría el pesado aire frío formándose hielo que permanece en el fondo de la angostura también durante el verano. A su conservación ayuda también la gran altura sobre el nivel del mar de la localidad. En antiguos informes existe incluso un interesante apunte que dice que en el año 1813 de aquí fueron extraídas seis carretadas de hielo para atender a los soldados heridos en la batalla cerca de Lipsia. En la actualidad podemos descender por la escalera hacia una estrecha angostura hasta los lugares desde donde es posible ver en los meses de verano una capa de hielo.